jueves, 31 de diciembre de 2009

Stephen Baker: The Numerati

Pese al título, no, no se trata de un libro sobre magufos ni fantaciencias ni nada que se le parezca, sino que estamos ante un resumen de las técnicas actuales para numeralizarnos como usuarios anónimos (o no tan anónimos).

Es decir, en este libro el autor nos explica el estado del arte de las técnicas de análisis numérico en relación a la modelización de nuestros gustos, encasillamiento en grupos de personas con intereses comunes, etc., a partir de los restos dejados a nuestro paso.

El libro, que no es muy largo, está dividido en siete capítulos en los que se nos explican los estados actuales de dichas técnicas en tantas categorías de estudio como capítulos, más o menos ordenadas de mayor a menor avance en el mismo.

El primer capítulo nos cuenta los avances en el tema laboral: cómo una empresa puede modelar a un trabajador, extrayendo todas sus características esenciales para que pueda ser procesado por programas de análisis y optimización laboral. Cómo un trabajador puede integrarse en una estructura empresarial, y cómo puede ser medido y analizado su rendimiento, etc. Este es el área con mayor avance de todos, que actualmente ya está presente en herramientas de Enterprise, CRMs y demás zarandajas.

En el segundo habla cómo las tiendas intentan controlar, fomentar y dirigir nuestros hábitos de consumo gracias al estudio de nuestras tarjetas de fidelización, e incluso por la forma en que paseamos dentro de un supermercado, nuestras expresiones faciales y demás.

Siento decir que apenas he entendido nada del tercero, ya que explica cómo los partidos políticos intentan adivinar y dirigir las intenciones de voto y así hacerse con el poder, pero desde el punto de vista de la política americana, que ya sabemos es un poco extraña. Lo que sí me ha quedado claro es que las campañas políticas están dirigidas no a exponer las ideologías del partido, sino a comportarse de la mejor forma para capturar al mayor número de votantes… cosa que me confirma, otra vez, el absurdo de la existencia de todo este tinglado.

El que más me ha gustado de todos ha sido el cuarto, en el que nos cuenta cómo hay empresas que se dedican a analizar las entradas de los blogs para encontrar pautas y reglas de consumo, así como evaluación inconsciente de productos (y de los propios escritores). Aquí el mayor problema está en el análisis semántico del texto, que está en pañales.

El quinto trata sobre el terrorismo y cómo analizar el correo, los viajes, las expresiones, etc. de la gente para poder detectar terroristas. Y cuenta cómo se pudo haber detenido el 11/S si se hubieran aplicado bien las técnicas actuales. Es el más flojito de todos por, esto, temas de seguridad nacional.

En el sexto nos encontramos con el tema médico, cómo podría ser posible detectar enfermedades graves desde un primer momento. Aquí el autor pone de ejemplo a sus padres y su progresivo deterioramiento físico, y cómo el análisis a lo largo del tiempo de los correos que su madre le enviaba podrían haber detectado precozmente su Alzheimer. Y sigue con otras técnicas, como el análisis del movimiento de los ancianos, cambios bruscos de peso, cuándo se levantan de la cama, etc..

El último quizás sea el más controvertido: el emparejamiento. El autor hace un experimento junto a su esposa: meten sus datos en una web de parejas y esperan a que dicha web les ofrezca el uno al otro. Tras un truco estilístico del autor, que le sirve para explicar cómo se miden estas cosas, la página acierta.

***

El libro es muy sencillo de leer en cuanto a contenidos, y a veces resulta un poco repetitivo, ya que en los siete capítulos se nos cuentan las mismas cosas pero con diferente objetivo; no obstante vale la pena su lectura. Eso sí, no esperes recetas mágicas ni números.

***

Veo en Amazon que existe edición en castellano.