lunes, 20 de octubre de 2014

Atlas ilustrado de las máquinas de Leonardo, VV.AA.

Este es un libro profusamente ilustrado  casi diría que enteramente ilustrado, en el que, en conjunto con pequeñas reseñas histórico-biográficas de Leonardo da Vince, se nos explica el funcionamiento y el posible resultado final de muchas de las máquinas que inventó.
El libro está dividido en varias partes cada una de ellas dedicada a un área de estudio, desde las máquinas voladoras hasta los ingenios teatrales pasando por sus inventos militares o sus compases.
Luego, dentro de cada sección, primero se nos presenta una página con los dibujos originales para luego pasar a reconstruir, de forma infográfica y con una gran calidad, diversos despieces y posibles resultados finales de la máquina construida.
Algunas imágenes contienen algunos elementos supuestos y consensuados por todos los estudios, ya que muchos dibujos están o bien incompletos o bien deteriorados.
Sólo en el caso del famoso automóvil los autores se desligan -y creo que con bastante razón- de lo establecido al afirmar que dicho artefacto no es más que un objeto teatral que debía entrar en escenario de forma automática y programada.
Nada se dice sobre lo que se sabe sobre la construcción real de dichas máquinas en la época del autor excepto que una vez tubo problemas con unos de sus mecánicos, que al parecer le robó -o pretendía robarle- sus diseños.
El libro está muy bien pese a que algunas veces la imaginación de los autores parece un tanto desbordada en las supuestas visualizaciones finales, pero tampoco podemos negar categóricamente que las suposiciones fueran erróneas ya que, en otros momentos, afirman sin lugar a dudas que algunas de las máquinas no podían funcionar si estaban exactamente basadas en los diseños que aparecen en las páginas originales.
De todos modos, he recogido una lista de erratas y otros gazapos, amén de algunas inconsistencias que muyh bien podrían no serlo.
  1. Página 55. Lo que a todas luces es una errata, ya que no creo que Leonardo estuviera vivo en 1940. Más bien debería poner 1490.
  2. Página 97, Figura 4. No se explica, en absoluto, cómo ese soporte en forma de ele y la planca sobre unos tablones podía subir el cañón a su transporte. Por el dibujo (tanto el original como la infografía), lo más seguro es que el cañón saliera rodando.
  3. Página 104. Todas las catapultas, tanto en el diseño infográfico como en la hoja original, no tienen tope para frenar el lanzamiento de la palanca, por lo que o bien el frenado se hace por los mismos elementos elásticos (muy imrobable) o bien a ambos (Leonardo y los autores) se les olvidó indicar el frenado.
  4. Página 122. No se explica la composición de la munición explosiva que va en el interior del proyectil original. Ignoro si los autores son los que lo han omitido o lo hzo el propio da Vinci.
  5. Página 135. El diseño de la sierra es completamente no funcional a todas luces, cosa que los autores omiten. Un canalillo de agua tan reducido no puede hacer que una cuchilla de sierra tenga la fuerza suficiente para cortar el tronco, y el avance automático del mismo tampoco es muy realista.
  6. Página 145. En la reconstrucción virtualizada aparecen dos ruedas de engranajes, metálicas y completamente fuera de época (por lo pequeño y perfecto del dentado, similar a los modernos con su arqueado) y que a su vez no aparecen en el diseño de Leonardo.
  7. Página 158. La caída del lodo sobre la barcaza cuando éste sale del brazo en la draga no es muy realista. Pese a que la cuchara tiene una inclinación más o menos real es muy posible que el lodo se caiga o bien antes de llegar o bien vuelva al agua. Debería haber llevado algún mecanismo rotatorio que se hubiera activado en el momento justo.
  8. Página 229. En la prensa automática para imprimir hojas, aparece un brazo supuestamente protector para el cuerpo del oprario, pero debido a la altura del mismo lo más probable es que o bien sea un tope o bien un error de diseño de Leonardo, porque el mismo error aparece en el dibujo original.
Y eso es todo. El libro tiene 240 páginas satinadas a todo color, cuerpo cosido y tapa dura. Y por unos 15 euros en Casa del Libro.