sábado, 8 de agosto de 2009

Douglas R. Hofstadter: Gödel, Escher, Bach

No recuerdo quién me recomendó el libro, pero fue en relación a El camino de la realidad de Penrose. Ciertamente no puede haber dos libros más dispares, no sólo en el contenido, sino en la forma.

No me ha gustado mucho en cuanto a contenidos, pienso que el autor se va más allá de las Nubes de Orión más de una vez, eso sin contar que muchas veces las relaciones entre el grácil bucle están como que muy traídas de los pelos, arrastradas diría yo.

Eso sí, la prosa, exabruptos del estilo “ahora quiero contar esto” excluidos, es muy buena, y los diálogos entre la tortuga y Aquiles no tienen precio y los efectos sintácticos y semánticos que el autor desea están muy conseguidos la mayoría de las veces.

Pese a ser un libro muy aclamado, desde mi punto de vista hasta ha envejecido mal, sobre todo en relación a la genética y otras zarandajas que no vienen muy a cuento en el devenir del texto. En la portada de la edición leída (Drakontos Metatemas) aparece una cita de Martin Gardner: “… profundidad, claridad, amplitud, talentos, belleza y originalidad… un gran evento literario.” Pues bien, la cita lo califica y cualifica perfectamente: un evento literario más que otra cosa. En lontananza oigo las carcajadas del maestro… En fin, sigamos.

Desde que he empezado a escribir esto estoy pensando en el tema del libro, y ciertamente me resulta muy difícil de decidir. Trata de matemáticas pero no es de tal. Trata de bioquímica, de informática, de lógica, de música, pero no es de esas cosas. Extraño (no el bucle). Más bien se trata de un batiburrillo que el autor quiere hacer circular, mostrándonos unas similitudes entre los distintos temas que personalmente creo que muchas veces no existen, o si existen lo hace por otro lado.

Todos sabemos que la ciencia es circular, que muchas cosas están repetidas en otros ámbitos de la misma y de la realidad cotidiana o no (el ejemplo más claro es la Teoría de la Gravedad de Newton y la de la atracción de partículas eléctricas), pero no lo está como dice el autor, no al menos desde mi punto de vista.

Entre otras cosas nos vamos acercando al problema de la indecilidad de Gödel, pasando por Turing y por otras contradicciones lógicas para demostrarnos el famoso teorema, sin que el autor consiga aclararse mucho, la verdad. Luego entramos en el tema de la inteligencia artificial, la autoconsciencia y el desarrollo por capas, visible tanto en la ciencia como en la naturaleza y la vida misma.

Pero me da la impresión de que el autor no lo tiene claro. La verdad es que en realidad, desde el punto de vista científico actual, todavía no está claro, pero Hofstadter nos lía más, se mete donde no lo llaman, por decirlo de alguna manera.

Si me forzaran a ponerle un tema al libro, diría que es un tratado sobre la expresión “esta sentencia es falsa” o la construcción matemática “1 = 0”. Y el autor se lía, y se lía mucho a mi modo de ver, con lo fácil que es entender que ambas son, simplemente, falsas vistas desde fuera, y falsas vistas desde dentro. No hay magia, no hay contradicción, ya lo dijo Gödel, un conjunto de reglas, por muy elaborado que sea, no puede describirse a sí mismo, hay que estudiarlo desde otro más potente, y desde ese nuevo nivel es falsa, y punto.

Eso no quiere decir que el libro no sea entretenido, que lo es, como también es difícil en su parte central cuando nos formaliza la teoría de números y alcanza a Gödel, volviendo a suavizarse de nuevo al final. De hecho, el diálogo final es exquisito en cuanto a todo. Eso sí, tómatelo con calma y no hagas como yo, que me lo leí de dos sentadas.