martes, 18 de agosto de 2009

Hoagland y Bara: Dark Mission: The secret History of NASA

Lástima del dinero gastado en el libro, menudo montón de basura. Compré el libro sin haber leído comentarios en la web, cosa que suelo hacer habitualmente, sino que seguí las directivas de Amazon al encontrarlo listado en la sección de Astronomía del Kindle... sin darme cuenta de que también lo estaba en la de UFO, que es como llaman ellos a los OVNIS.

Tan sólo me fijé en lo de la historia secreta de la NASA, pensando que se trataba de una historia sobre las pifias y fallos cometidos por la entidad, no en una conspiración de la NASA y del gobierno americano para encubrirnos la existencia de monumentos y restos en distintos lugares del Sistema Solar de una civilización desaparecida.

Sin conocer realmente el tema, empecé a leer el libro y ya en la introducción vi la chamusquina, pero lo que realmente me mató fue el primer capítulo: todo un refrito sobre la famosa Cara de Marte, cuando ya se han publicado fotos que la desmienten.

No obstante, la forma en que está explicado me picó la curiosidad, sobre todo cuando llegué al tema de las imágenes que se tomaron en 1998. La forma en que lo presenta el autor te deja la duda, así que ni corto ni perezoso, me fui aquí, me bajé la imagen, la cargué en el Paint.NET, apliqué un Autonivel y un volteo horizontal, hice un zoom más o menos a la mitad de la imagen, y vi, que, efectivamente, no había una cara ni nada que se le pareciera de lejos. De hecho, incluso en el caso de que la imagen estuviera retocada, si la cara no se ve con esa resolución, tampoco se verá con más resolución, y eso es lo que hicieron en 2001, volvieron a tomar imágenes con mayor resolución.

Lo más chocante de todo es que en capítulos posteriores, dado que lo de la cara ya no se sostiene ni de lejos, ¡ahora encuentran la de un felino!

En fin, que el libro está lleno de mentiras evidentes por sí mismas, visiones parciales, muy parciales, sobre todo lo que cuenta, conspiración Kennedyana incluida, y la mayoría de pruebas no es que tengan alguna posibilidad de ser, es que, con un vistazo a las mismas fotos originales que ellos citan y ponen en su libro, se evidencia la mentira más absurda y descarada. 

En fin, que ni te acerques al libro.

***

Siguiendo la misma tónica, y dando un repaso por encima a algunas fotos, yo también he encontrado no una cara, sino todo un ser completo. Iros aquí: http://themis.asu.edu/zoom-20020724A.html, haced clic en la imagen de la izquierda (esta), bajad abajo del todo y veréis al monstruoso monstruo:

image

Podéis ver sin ninguna duda los ojos y un poco más adelante la boca abierta, y una cola reptiliana justo detrás que se enrosca hacia arriba.

Hala, que no os coma.