lunes, 17 de agosto de 2009

Orson Scott Card: How to write science fiction & fantasy

¡Que no panda el cúnico! Tranquilos que no voy a dedicarme a escribir, ni ciencia ficción ni ninguna otra cosa si no es un libro técnico que me parece que tampoco voy a terminar, más que nada por perrería... Así que escribir algo literario queda descartado.

El hecho de haber leído estos cuatro libros tiene otra motivación. En mis tiempos mozos -léase EGB e Institulo- sí que tenía ínfulas literarias, de hecho iba preparándome lenta pero concienzudamente... hasta que llegó un concurso literario en el que no obtuve ningún premio. Sí, ya sé que es lo más natural del mundo eso de perder un concurso, aun cuando nunca antes había perdido uno (o casi), lo malo fue cuando tuve acceso al relato de la premiada... A todos los efectos era infinitamente peor que el mío, si hasta tenía alguna que otra falta de ortografía, y desde luego era algo bastante normalito y conforme a lo típico de una estudiante de instituto. El mío no, el mío era un trágico naufragio en el que moría hasta el apuntador, quiero creer que muy bien escrito... Sí, ya sé que dicho así, cuando menos, suena raro, pero es la verdad, reconocida por los propios miembros del jurado, era tan bueno que posiblemente estaba copiado... y por eso no había recibido el premio. Ante la exigencia de la demostración del plagio la respuesta fue silencio y agachar la cabeza... Os puedo asegurar que no fue copiado, aunque sí es cierto que antes de empezar a escribirlo me leí una buena ración de naufragios vernianos, pero de copiar nada de nada. Diccionario de sinónimos y poco más. En fin, que varios meses después descubrí que la premiada era hija de alguien que trabajaba en la administración del institulo... Si lo primero no me mató, lo segundo sí, sobre todo cuando mi profe de lengua dio como respuesta la agachada de cabeza la segunda vez que lo confronté... Desde entonces no he vuelto a escribir nada serio, ni creo que lo haga nunca.

***

Por lo tanto el motivo para leer eso no es el de empezar a escribir, sino el de apagar el gusanillo largamente mantenido sobre cómo sería un libro que explicara cómo escribir ciencia ficción. Cuando yo estudié no había nada, por lo menos en castellano, así que siempre he mantenido la inquietud.

Sin embargo, cuando me compré el Kndle 2, vi como novedad el primero de todos, recordé mi querencia, y lo compré. Pero cuando estaba leyéndolo vi que brillaba por malo, así que ni corto ni perezoso me dediqué a buscar más, de hecho las referencias las saqué del propio volumen. Luego solo hizo falta internetear un rato. La lástima es que son libros agotados, así que puse en marcha la mula mulera y me bajé los que encontré.

***

Bueno, volviendo al tema que nos ocupa, en este caso el libro, pese a ser de Card, no me ha gustado, más que nada por la incapacidad del autor de definir y enfocar bien el género de la ciencia ficción. Lo siento, Card, me has decepcionado bastante, esperaba otra cosa de ti, eso de que me juntes fantasía, espada y brujería con la ciencia ficción dura no te lo perdono. Sí, ya sé que hay novelas puente, pero son eso: excepciones y novelas puente.

Por otro lado, este libro es algo diferente al anterior, y ciertamente no incluye nada nuevo que no haya aparecido en los dos primeros, de hecho creo que incluso hay cosas que están mal expuestas, aunque es muy probable que los fallos se deban más a la incapacidad del lector (yo) por entenderlos que al escritor por redactarlos.

No obstante, y pese a ser un libro muy corto que sólo trata sobre cómo montar el universo de ficción y el argumento, no lo recomiendo.