miércoles, 12 de agosto de 2009

Varios: The Complete Guide to Writing Science Fiction: Volume One - First Contact

A pesar de que el título dice que es el primer volumen, lo cierto es que es el único. Lo de la división viene porque para el caso de la fantasía que la misma editorial tiene, hay al menos tres volúmenes y, por otro lado, el libro es completo en sí mismo.

Lo cierto es que no es un libro muy recomendable si no eres un completo desconocedor de la ciencia ficción y de cómo escribir. Realmente no creo que nadie que se acerque a este libro sea ambas cosas. O eres un aficionado a la ciencia ficción que desea hacer sus pinitos en la escritura o eres un escritor profesional (o semiprofesional) que se acerca a la ciencia ficción para expandir su registro, en ambos casos el libro consigue insultar tu inteligencia.

Bueno, el libro no te enseña a escribir, se supone que eso ya sabes hacerlo. Es decir, que sabes construir frases gramaticalmente correctas y que no tienes ni faltas de ortografía ni de vocabulario. También te vendría bien saber enfilar una secuencia de acontecimientos y construir párrafos correctos, y conocer sobre cómo hacer diálogos... vamos, que al menos debes ser capaz de escribir una redacción de forma competente.

El libro está compuesto por una serie de capítulos escritos por autores diferentes, unos más famosos que otros, aunque no quiera decir que el del escritor más famoso sea mejor, porque por ejemplo el de Orson Scott Card da asquito, por lo denso y por el contenido.

Eso hace que el flujo de la lectura se resienta, y no poco. Cada autor tiene su estilo y cuenta las cosas a su manera, por lo que cada capítulo tiene sus pies y sus cabezas, no obstante se pueden distinguir tres divisiones en cuanto a la forma de contar: en una de ellas predomina la organización jerárquica y los capítulos están construidos mediante entradas multinivel; en la otra predomina el flujo, en el que el autor comienza por el principio y termina por el final, pasando con más o menos suerte por todos los conceptos que quiere tratar. Realmente no sé qué enfoque será peor. Por desgracia, el tercer grupo está compuesto apenas por dos o tres capítulos. Siendo más o menos igual que el último explicado, el texto fluye de forma muy agradable e instructiva. Si todo el libro hubiera estado escrito así...

No sé quién habrá preparado el libro y habrá coordinado los diferentes capítulos, pero ciertamente de ciencia ficción sabe poco, o más bien sabe poco sobre lo que los lectores de ciencia ficción saben sobre ciencia ficción. Perdónenseme las repeticiones, pero es cierto. Los primeros capítulos se enfocan sobre los contenidos a tratar en una novela o en un relato de este tipo. Es decir, cómo construir mundos creíbles, cómo emplear la tecnología, etc. ... ¡Pues no! En lugar de eso los autores se ponen a contarnos teorías científicas, tanto reales como sacadas de las propias novelas ya escritas, exponiéndole al lector lo que ya sabe, no como ejemplos, sino como hechos. Es decir, que en lugar de explicarte cómo hacerlo, se dedican a hacer divulgación, y encima divulgación bastante aburrida de leer por la forma en que está escrita. Joder, si te dicen qué debes escribir matan tu imaginación.

Aunque lo peor de todo no es eso, lo peor de todo es el capítulo sobre escribir ciencia ficción humorística. Es antológico por lo malo que es, incluyendo chistes ininteligibles (aquí pueden tener disculpa y la culpa sea de mi pésimo inglés) y encima apenas relacionados con el tema.

La parte central -quizás la única realmente salvable- sí que se centra en temas de escritura relacionados con la ciencia ficción, aunque personalmente considero que ahora flojean por el otro lado. Si eres un aficionado a la ciencia ficción que se acerca al libro para aprender a escribir, los temas y las formas tratados son muy escasas. Y justo al revés, si eres un escritor profesional que te acercas al mundo de la ciencia ficción, quizás los primeros capítulos te hayan puesto en la onda para escribir intrascendencias tópicas sobre el tema, pero los centrales como que te van a repatear bastante por lo básicos y evidentes. Vamos, que si haces caso a los primeros no vas a salir de los tópicos y típicos del género (con lo que dudo mucho que vayas a destacar), y los segundos quizás te repateen por lo sencillos.

Dentro de esta parte hay varios capítulos dedicados a los subgéneros que pueden tener algo de utilidad, pero de nuevo no te enseñan a escribir, más bien te cuentan qué hay en ese mundillo y cómo funciona. Hablamos de escribir para adolescentes, hacer cómics, usar universos de terceros (por ejemplo Star Trek) o el ya citado del humor.

La última parte sí que me ha impactado, y no poco. Y es que uno siempre puede asombrarse del negocio editorial, habrá oído sobre la merienda de negros que es, etc. Pero una cosa es oír referencias y otra muy distinta leer una clarísima descripción del mundillo de los editores y agentes literarios. Aunque aburrido y algo abrupto, es quizá, desde mi punto de vista, lo mejor del libro. La pena es que supongo que no valdrá mucho para España, aunque te puedes hacer una idea de lo que se cuece entre bambalinas. Y si tenías ganas de publicar en serio seguro que se te quitan después de haber leído esto, je je.

Una última cosa antes de terminar: el último capítulo no puedes perdértelo. Por él casi vale la pena haber comprado el libro. Piers Anthony, en The writing Life, nos cuenta su forma de escribir, cómo se las ingenia para conseguir argumentos y cómo es la vida de un escritor de verdad, todo ello descrito con un humor fino y reconcentrado muy agradable.