sábado, 9 de enero de 2010

VVAA: Galileo y su legado (Temas Investigación y Ciencia)

Es una lástima que la mayoría de los artículos que aparecen en este extra ya hayan sido publicados en la revista general. Puedo atreverme a decir que no suele ser el caso (o al menos nunca me he dado cuenta antes con otros números).

De todos modos, el título hace honor al contenido: los 10 artículos cumplen con su cometido, tratando el tema de las investigaciones de Galileo con bastante detalle. Incluso en Galileo observa Neptuno los autores han descubierto las observaciones de ese planeta por parte del biografiado más de doscientos años antes de su descubrimiento oficial; aparte de ello presumen de que la órbita calculada del planeta no es correcta, ya que si la retrocedemos hacia atrás, difiere de las casi seguras observaciones galileanas.

El libro está dividido en tres partes. En la primera de ellas se cuenta cómo los descubrimientos de Galileo comenzaron la revolución en la ciencia y cómo influyó en investigadores posteriores. Es el caso de Newton, que muy posiblemente basara su gravitación universal a partir de uno de los diagramas de Galileo. También se trata el cambio que comenzó a introducir, cambiando una concepción universal basada en Aristóteles y escolantismo a una visión moderna y científica.

La segunda se centra en temas astronómicos, como la invención del telescopio y el uso que le dio Galileo, sus observaciones gracias a él (los satélites de Júpiter, la imperfección de la Luna, etc). Aparte del citado sobre las observaciones de Neptuno, también se comenta el perfeccionamiento del sector, lo que le permitió mejores observaciones y facilitó la vida a artilleros e ingenieros, así como servir del precursor de la regla de cálculo.

Ya en la tercera nos centramos en Galileo y la Iglesia Católica, cómo esta lo puso de rodillas quizás no por las ideas heliocentristas, que otros muchos proclamaban sin tener mayor problema, sino más bien por un tema político para que el Papa estuviera en paz con varias naciones. De hecho, ahora se sabe a ciencia cierta que a Galileo no se lo juzgó por su ideología, sino porque había desobedecido una orden eclesiástica anterior.